Perno de acero inoxidable cilíndrico

¿Alguna vez has oído hablar de la palabra perno? En el sector del acero inoxidable estamos más que familiarizados con ella, aunque les solemos llamar espárragos por el parecido de esta pieza a tal alimento. Los pernos son unas piezas  cilíndricas realizadas en acero inoxidable que nos sirven para ayudar a la sujeción de grandes infraestructuras.  Suelen ser de gran utilidad debido a que están hechos con cromo y no se oxidan; además por la naturaleza de su material:  níquel aporta la flexibilidad y el carbono la enorme resistencia.

Perno de acero inoxidable “tornillo”

También se les llama perno a los tornillos, a los de toda la vida. Aunque normalmente estamos acostumbrados a los tornillos de hierro; los de acero inoxidable son más eficaces.

Tornillo acero inoxidable vs. hierro

La diferencia entre estos dos materiales es la aleación de metales que se utiliza en la fundición de uno u otro. En base a esto, los pernos tienen distintos grados de dureza, los cuales son utilizados en distintas aplicaciones de construcción, automotríz, ingeniería, producción, etc.

El perno de Hierro, también conocido como dulce, es el de menor resistencia, teniendo una dureza en norma SAE de grado 2, o en ASTM grado 307. Este perno se reconoce mirando su cabeza, la cual tiene dos líneas, o en ocasiones no tiene ninguna marca que indique los grados de dureza del perno (depende del fabricante). Este perno es utilizado generalmente en construcciones de madera o plástico, o donde no se requiere una capacidad de carga o corte elevados. (Ver Más)

El perno de Acero, tiene distintos porcentajes de carbono en su mezcla, componente que le da mayor o menor resistencia y dureza al material. Estos pernos se reconocen por tener marcas en su cabeza que permiten identificar el grado de dureza y son utilizados en aplicaciones industriales, de construcción, automotríz, etc. donde se requiere una alta resistencia a la tensión o corte